La Comisión de Seguridad del Paciente les da la Bienvenida a su pagina web !!

Nos hemos planteado como objetivo, el poner a su disposicion la información necesaria para lograr la mejor comprensión sobre diversos temas referentes a la Seguridad y Calidad en la asistencia a la salud; así como concientizar a los profesionales de la salud y a los usuarios en una participación activa en el tema.

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

   LO INVITAMOS A VER EL BOLETIN NUMERO 14 DE SETIEMBRE DE 2017  

Puede descargarlo desde la biblioteca virtual o haciendo clic en el parrafo superior.

A R T I C U L O    R E C O M E N D A D O  

Conservación de Alimentos en el Refrigerador

Nutricionista Alejandra Pereyra  -  Servicio de nutrición de COMERO

Para prevenir enfermedades transmitidas por alimentos estos consejos pueden ser útiles

1-    Lea las instrucciones de almacenamiento y las fechas de vencimiento

Cuando vaya de compras al supermercado, tómate tu tiempo.   Revisa lo que dicen las etiquetas acerca de las condiciones para refrigerar los alimentos.   No se olvide que algunos alimentos deben ser refrigerados después de abrirse.   Esto pasa con las mermeladas, la salsa de tomate, la mostaza y la mayonesa, pero también con muchos otros alimentos.   Lea antes de guardar o de comprar. Las comidas preparadas y las congeladas tienen instrucciones específicas que deben ser seguidas al pie de la letra. Revise las fechas de vencimiento.

En caso de que haya comprado algún alimento y al cabo de los días se dé cuenta de que su fecha límite de consumo expiró, tírelo a la basura, no titubee.

2-    No pase mucho tiempo antes de guardar los alimentos

Cuando va a comprar alimentos, no debe planear hacer varias otras cosas después.  Vaya directo a casa y coloca en el refrigerador los alimentos que necesitan ser refrigerados. Estos alimentos no deben estar sin refrigerar por más de una hora. Y si hace mucho calor, o sea, si están expuestos a temperaturas mayores de   30° C, no deben estar sin refrigerar por más de media hora.

 Carnes, pollo, pescado y otros productos animales, deben ir de inmediato al refrigerador

Hay que ser cuidadoso con las carnes,  pollo, vaca, cerdo, etc.   Deben ser colocados en recipientes separados, ya que tienen tiempos de descomposición y gérmenes diferentes.  Trate de esperar lo mínimo posible de acuerdo con las temperaturas descritas arriba. Algunas personas congelan las carnes y luego las descongelan, y más tarde las vuelven a congelar. Si quiere cuidar su salud, no haga esto nunca.   También debe colocar las carnes crudas lejos de los alimentos preparados, recomendado en la parte inferior de la heladera por encima del cajón de vegetales.

3-    Orden de los alimentos

Es recomendable en el cajón inferior guardar los vegetales limpios, los que previamente deben ser lavados, secados y no colocados en bolsas.

En el sector superior de los vegetales, las carnes crudas, separadas por tipo de animal en recipientes diferentes.

Por encima de los vegetales y carnes crudas se deberían colocar los alimentos lácteos.  Las bolsas de leche se deberían lavar y secar antes de colocarlas en la heladera, ya que generalmente vienen con restos de productos que rompieron su envase.  Los quesos envueltos en papel film.

En los sectores más superiores de la heladera  se colocaran los alimentos cocidos, en recipientes de preferencia de vidrio, tapados con papel film.   No deje pasar más de una hora luego de preparado un alimento para envasarlo y colocarlo en la heladera.

Los huevos se recomienda adquirirlos empaquetados, corroborando la fecha de vencimiento, y almacenarlos en un envase cerrado con tapa en sectores inferiores de la heladera.

4-    No llene la heladera al máximo, deje espacio entre los diferentes productos para que el frio se distribuya en forma uniforme.

5-    No almacene latas abiertas

Cuando se abra una lata, no la almacene abierta en el refrigerador, saque su contenido en forma inmediata y luego lo coloca tapado con papel film en recipiente de vidrio.

6-    Limpieza. El aseo del refrigerador y del congelador es fundamental para garantizar el buen estado de los alimentos que guardas allí. Límpialo con frecuencia para prevenir el crecimiento de las bacterias. Si tienes alimentos que están goteando debes limpiarlos tan pronto como sea posible, especialmente si este goteo viene de alimentos como carnes, pescados o pollo.

7-    Descongelado, los refrigeradores de frio húmedo, deberían descongelarse cada 10 dias, los de frio húmedo, una vez al mes

Es fácil pensar que el congelador lo soluciona todo. El congelador es un excelente aliado ya que detiene el crecimiento de las bacterias, pero no mata a aquellas que ya venían en los alimentos.

8-  Presta atención a tus sentidos

 

El olfato, el gusto y la vista son excelentes amigos a la hora de reconocer comida que ha iniciado procesos de descomposición. En algunos casos te habrás dado cuenta que la comida se daña aún estando en el refrigerador. Si ves y hueles la comida, y a simple vista la cosa no se ve bien, no dudes en tirarla. Si algo huele mal es porque está mal. La comida que no te acabaste o “las sobras” del día anterior generalmente tienen un tiempo de vida muy corto. Trata de comerlas lo antes posible, y revisa su estado a diario. No permitas que las bacterias que se crean en estos alimentos pasen de unos a otros contaminando así toda tu comida.

Servicio de Nutrición.

  HISTORIA DE LOS COMITE DE SEGURIDAD DEL PACIENTE EN URUGUAY

La seguridad del paciente es el principio fundamental de la atención sanitaria y un componente crítico de la gestión de la calidad. Se sabe que las intervenciones en el proceso de atención de la salud deteriorada se realizan para beneficiar a los pacientes, sin embargo, un importante porcentaje de éstas, pueden causar daño, justamente por la complejidad en que se desarrollan estas acciones.

 

La realidad de una asistencia sanitaria cada día más efectiva pero también más compleja, ha convertido la seguridad del paciente en una de las dimensiones de la calidad asistencial más valoradas tanto por los ciudadanos, como por los profesionales y gestores de los servicios

sanitarios

La seguridad del paciente, implica practicar una atención a la salud libre de daños evitables.    Ello supone desarrollar sistemas y procesos encaminados a reducir la probabilidad de aparición de fallos del sistema y errores de las personas y aumentar la probabilidad de detectarlos cuando ocurren y mitigar sus consecuencias (sigue en NOSOTROS)